El relacionamiento de Colombia con los Estados Unidos de América, ha sido una prioridad de su política exterior desde 1822, cuando ese país reconoció a la nueva república y estableció una misión diplomática residente en Bogotá.

La relación bilateral de Colombia con los Estados Unidos de América está basada en la convergencia de intereses entre socios estratégicos, que encuentran en la cooperación y el diálogo, los pilares fundamentales para una relación de  mutuo beneficio.

Colombia ha buscado ampliar el rango de los diálogos políticos y profundizar las relaciones económicas y de inversión con sus socios estratégicos. Lo anterior, sin abandonar los componentes de seguridad y defensa, así como de lucha contra el problema mundial de las drogas, que han permitido incorporar a la agenda bilateral nuevos ámbitos de interacción en materias fundamentales.